lunes, 9 de mayo de 2011

Pasajeros, demoras, trenes, fuego: dudas

Crédito: Diario NCO.


Columna de opinión emitida en "Quedate para saberlo", sábados de 14 a 16 por www.radiozonica.com.ar

Tuvimos un amanecer agitado el lunes debido a que cinco trenes de la línea Sarmiento fueron incendiados aparentemente por sus pasajeros, furiosos por demoras de más de 40 minutos en los servicios.

“Todo comenzó con un acto de sabotaje, al verificarse a la altura de la calle Terrada que desconocidos aflojaron las vías y retiraron los bulones”, expreso Gustavo Gago, vocero de Trenes de Buenos Aires, la operadora del ramal.

En lo personal, me surgen dudas sobre la veracidad de un sabotaje denunciado por parte de TBA y los invito a que lean la siguiente nota: http://tiny.cc/93me4. Un mes antes del supuesto descarrilamiento que origino la furia de los usuarios, Diario Perfil recorrió y documentó el estado de las vías en la zona de Flores.

Lo que se muestra son vías mal fijadas a los durmientes, las uniones entre los rieles mal sujetadas y durmientes en mal estado.

Todo esto provoca, por ejemplo, que los trenes tengan que circular a velocidades menores que las que pudieran desarrollar.

Por estas horas, el ataque organizado a las formaciones es casi un hecho, a juzgar por las pruebas que se presentaron a la justicia y las declaraciones de los testigos de los incendios.

Lo que es innegable es que TBA no invierte en función de los pasajeros que transporta.
Por comienzo, muchos de los coches que circulan en el corredor Once – Moreno datan de la década del 60.

Todo material ferroviario tiene una vida útil y puede ser modificado para cambiarles el aspecto, mejorarle algunas cuestiones técnicas, pero inevitablemente tiene una fecha de vencimiento por el tipo de uso que se le da a los coches, que en este caso es más que intenso por ser transporte público de pasajeros interurbano.

Si bien hay un plan de renovación de vías en marcha entre Once y Castelar, el tendido ferroviario está demostrando un agotamiento evidente por la falta de mantenimiento: tan sólo el año pasado se produjeron en ese ramal al menos tres descarrilamientos y si se suman los de los otros ramales que opera TBA, se llega cómodamente a los 10.

Y allí nadie habló de sabotaje.

A pesar de haber habido incidentes donde se prendieron fuego formaciones en 2005 y 2008, el gobierno nacional no le quitó la concesión a TBA, como si hizo en 2007 con Metropolitano, que operaba el Ferrocarril Roca y Belgrano Sur, luego de incidentes en la estación Constitución.

Como pasajero de la línea Roca, luego de repasar estos antecedentes, les puedo decir que ante cualquier interrupción del servicio, los usuarios pueden maldecir, pueden llegar a patear alguna puerta del tren e incluso insultar al personal ferroviario.

Pero después de hacer notar que si se prende fuego una formación ello acarrea más demoras y menos servicios, ningún pasajero que viaje frecuentemente va prender fuego su medio de transporte.

La bronca es entendible, no es justo para nadie llegar tarde al trabajo, pero suicidios y accidentes que interrumpen el servicio ocurren frecuentemente, como así también problemas por falta de mantenimiento, que en ningún caso son entendibles ni justificables: se debe invertir lo que cada línea amerite para darles seguridad a los usuarios.

Como verán, en este caso la denuncia de sabotaje queda sujeta a la realidad de los servicios que presta TBA, que distan de ser buenos. Pero más difícil será determinar si por bronca, al menos un tren fue prendido por los pasajeros y a los otros los incendiaron oportunistas, que siempre andan con un bidón de nafta por las dudas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario