miércoles, 8 de abril de 2009

Los fantasmas de peron

La película “Una noche en el museo”, cuenta la historia de un joven padre, interpretado por Ben Stiller, que acepta un empleo de guardia de seguridad nocturno en un museo. Lo que este hombre no imaginaba al tomar ese empleo, es que en ese lugar, los objetos expuestos cobraban vida. Elefantes corriendo, un esqueleto de un dinosaurio que juega cual cachorro con una vara, hasta un grupo de cavernícolas se pasean dentro del lugar. En el Museo Histórico “17 de Octubre”, mas conocida como “La quinta de Perón” en la localidad bonaerense de San Vicente, parece estar ocurriendo algo similar.
“Acá yo no paso la noche ni que me paguen el doble”, confiesa, sin temor a quedar como un miedoso, Roberto Santillán, un sargento de la Policía Bonaerense, que ya peina varias canas. “Acá se ven muchas cosas raras”, sentencia finalmente.
Este museo alberga los restos del ex presidente Juan Domingo Perón y se hizo muy conocido cuando se trasladaron allí los restos de Perón desde el cementerio de la Chacarita y un grupo de gremialistas creyó oportuna la situación para batir sus diferencias a los golpes.
“Hay una mujer caminado en el torreón”, le dijo la pequeña María a su abuelo Agapito Salinas, casero de la quinta. Salinas fue hasta la torre circular de dos pisos, revestida de piedra “Mar del Plata”, desde donde Perón solía transmitir discursos. No vio a nadie. La niña insistía en que una mujer rubia con el pelo suelto y un vestido blanco, caminaba incesantemente alrededor de la construcción. El casero sostiene firmemente que bien podría ser el alma de Evita o de la viejita Bosco, una señora que vivía allí y cuyas cenizas fueron esparcidas en el predio cuando vivían allí Perón y su esposa, quienes disfrutaban contemplar el lugar desde el primer piso del torreón.
Perón no es el único que descansa en este lugar. El tren presidencial de trocha angosta también se encuentra contemplando el paso del tiempo desde una estación especialmente construida en medio de un bosque que tiene la quinta. Una noche tranquila, cerca de las 3 de la madrugada, el agente Alfonso Sartages leía un libro en el interior del patrullero. “Móvil, diríjase al tren. Hay una persona en el interior de la formación”, ordenaba una voz femenina a cargo del monitoreo con cámaras instaladas en el predio. Sartages soltó el libro. Puso en marcha el vehiculo y cuando estaba llegando a la estación, la misma voz, un tanto temblorosa y entre cortada, le dice: “La persona se esfumó. Pero revise igual.”
Esta aparición del tren es la más comentada y según los empleados del lugar, la más fascinante. Se trata de la sombra de un hombre que se pasea de punta a punta de la formación, en el salón comedor, barriendo el andén o simplemente caminado alrededor del tren, cebándose mates con una pava. “Es probable que este hombre haya tenido a cargo custodiar estos tres coches cuando prestaban servicio”, reflexiona Natalia Williman, guía del museo. “Otro de los guías, cuenta que hay muchas historias similares en otros lugares donde hay trenes: estaciones en uso y abandonadas, arriba de los trenes, ferroclubes, en fin. Tal vez la esencia de esas personas y su amor a los trenes, dejaron impregnadas esas apariciones.”, concluye.
Al abrir el museo, el ir y venir de la gente que contempla con admiración y respeto las 19 hectáreas que Perón compró para descansar los fines de semana, dan al lugar una vitalidad similar a la que tenia cuando la habitaban los dos lideres más amados y odiados del país. Al cerrarse, solamente un par de policías, el casero y su esposa se quedan en la quinta. Pero ellos saben que hay más gente dando vueltas en el lugar.

4 comentarios:

  1. Felicitaciones Mariano por tu blog, ya mismo estoy poniendo un enlace. Mucha suerte. FABIAN

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno Mariano. Se perfila un escritor. Felicitaciones! Intentaré subirte a mi blog...soy prueba-error jajajajjajaa

    ResponderEliminar
  3. Mariano: Me pasás tu mail? Quiero saber como se hace para que tu blog esté en el mio con foto.
    Cariños.

    ResponderEliminar
  4. Hola yo concurri a la quinta apara hcer unas fotos a mi hija de quince años y cuando grabo con el celular , aparece una voz.Luego revisando las fotos en una de ellas aparece algo que parece ser una persona al lado del tren.

    ResponderEliminar